fbpx

RETRATOS DE UNA ESCUELA QUE CUMPLIÓ 25 AÑOS

Carta y testimonio de una alumna

Carta de una alumna cuyo testimonio dejó una huella en su paso por nuestra escuela.

Mi nombre es Sonia A. de 72 años, estoy jubilada de Profesora de Educación Física desde el año 1980. Practico y enseño Tai Chi Chuan, el menos marcial dentro de esta Escuela de Movimiento, es el Tai Chi suave, de 108 movimientos. Soy masajista titulada por el Ministerio de Salud Pública del Uruguay y en los últimos años incursione en Digitopuntura, Somato Terapia y Masaje Reichiano.

Mi primer acercamiento a la terapia con imanes fue enteramente circunstancial. Viaje a México para el nacimiento de mi nieta María en abril del 2002, y en junio del mismo año continué mi viaje hasta Canadá, donde con un matrimonio amigo teníamos planeado un viaje en auto durante 2 o 3 meses. Ya en México, donde me excedí en largos recorridos a pie, por terrenos accidentados y montañosos, tuve que enfrentar que no sería buena la partida en este largo viaje. Una antigua artrosis de rodilla, vieja lesión que me afecta desde los años setenta: deformación profesional que nos afecta a muchos profesores por uso y abuso de nuestro cuerpo.

Mi amiga me dijo muy suficiente: ¡Tengo la Solución! Te paso mi rodillera. Se trataba de un dispositivo tubular, elastizada con 32 imanes colocados en su interior, que combinaba la compresión con la vasodilatación suave ofrecida por los imanes. Después de usarla unos días, dije quiero tener mi propia rodillera y así entre en contacto con esta ciencia, hasta entonces desconocida para mi (el mundo de los imanes). ¡¡¡Me llevo hasta una enorme clínica cuyo director era un médico filipino…que hablaba español!!! Adquirí mi rodillera y una caja de imanes pequeños con autoadhesivo, que aprendí a usar en zonas de dolor.

Llamó mi atención que su esposa tenía pegado en su muñeca algo similar a lo que venía en mi caja de imanes y me informó que tenía relación con los puntos de los canales usados en Medicina Tradicional China. Su esposa los tenía para controlar su hipertensión arterial y lo usaba en forma permanente sobre un punto para regularla.

De regreso a mi país le conté a mis hijas y a mi terapeuta corporal con quien empezamos a buscar libros sobre el tema y a experimentar con nosotras, con la enorme satisfacción de la disminución en casi todos los casos del sufrimiento, y en muchos la desaparición del dolor. Nos cayó como regalo del cielo la presentación del tema a cargo de Graciela Perez Martinez en un Simposio Organizado en Montevideo en diciembre del 2003. Su llaneza y entusiasmo cuando le comunicamos nuestro deseo de hacer un “Curso de Terapia con Imanes”, en nuestro país…que resulto también ser el suyo: primera meta cumplida.

Con Marta hemos seguido experimentando, con diferentes dolencias o alteraciones funcionales, y puedo afirmar sin ninguna duda que ha mejorado mi calidad de vida.

La rodillera no la uso en forma permanente, pues luego de un tratamiento prolongado descubrimos que colocando dos imanes debajo de las rodillas, sobre el lado externo (Punto VB 34) ya no era necesario usarla tanto tiempo. Algunas veces la uso en forma preventiva durante las clases pues me excedo en los movimientos.

Utilizo en forma casi permanente un imán pequeño (en el Punto MC 6) a 2 cm del pliegue de la muñeca, en la cara interna, línea media del antebrazo derecho. Continúo tomando la medicación en mucho menor dosis, indicada por mi cardiólogo.

Controlo la presión arterial 2 veces a la semana y he constatado que las alzas de presión, sin causa justificada no se han producido más.

Lo realmente sorprendente fue ver en los resultados de mis análisis clínicos a partir del 2003 el descenso en el alto índice de ácido úrico, de los triglicéridos y del colesterol.

La doctora en Medicina General que controla desde hace años los vaivenes de mi salud se mostró muy emocionada con el cambio. Quizás pensó que finalmente había acatado sus indicaciones sobre una dieta razonable y un sistema de vida más organizado.

Sigo adelante en mi proceso de autoconocimiento y aprendizaje, guiadas esta vez, mi terapeuta y yo, por los conocimientos y experiencia de Graciela Pérez Martinez, en esta materia.

Considero que esta Ciencia Antigua ha venido a llenar un vacío muy importante en el camino de sanación por el que transitamos en nuestra cultura.

Sonia A.

Contáctenos

Escribanos a través del formulario para que podamos tomar contacto con usted.

También puede contactarnos a través de WhatsApp.

Escríbanos por WhatsApp

Chat Azul Camet
1
¿Tienes alguna duda o consulta?
¡Hola! ¿en que te puedo ayudar?