El sistema nervioso es una compleja red de conexiones eléctricas y químicas, que transmiten información desde el cerebro al resto del cuerpo, ida y vuelta. Si la corriente se altera, las células se descargan más rápidamente, consumiendo su potencial eléctrico, necesario para cumplir con sus funciones.

Cuando los tejidos vivos son sometidos a golpes, caídas, altas vibraciones y otros factores, cambian su carga eléctrica interna.

Los imanes, son cuerpos metálicos con campo magnético propio, que generan corriente, que viaja por el tejido peri-neural e impulsa los electrolitos de los fluidos corporales.

Los imanes denominados “discos magnéticos” (formato redondo) se utilizan en unidades o en conjuntos de varios, durante sesiones terapéuticas en consultorio.  En forma ambulatoria, se indican otros imanes de menor tamaño y variado formato.

Se puede comprobar científicamente, el efecto de polarización que generan los imanes sobre la membrana plasmática, particularmente en el equilibrio del potasio. Algunos de sus efectos inmediatos son visibles, tales como las respuestas involuntarias del sistema neurovegetativo.

Te invitamos a participar de la Formación profesional en Ciencias de la Salud con orientación en Biomagnetismo y Técnicas prácticas de Biomagnética

Comenzamos en Marzo 2019